¡Trabajamos en toda España! | +34 91 879 55 28 | consultas@dmol.es

+34 91 879 55 28 | consultas@dmol.es

Amianto: qué es. Guía completa

Guía completa sobre el amianto, donde abordaremos que es, donde está y sus implicaciones para la salud. Exploraremos desde la historia y el uso del amianto hasta las normativas actuales sobre su gestión y retirada en España.
Todo sobre el Amianto
Tabla de contenidos

¿Qué es el amianto?

El amianto, también conocido como asbesto en Sudamérica, es un mineral fibroso compuesto por silicatos de varios elementos, como el magnesio, el hierro y el calcio. Su característica principal es su resistencia al calor, la abrasión y la corrosión, lo que lo convierte en un material ampliamente utilizado en diversas industrias durante muchos años.

Este mineral se encuentra naturalmente en forma de fibras largas y delgadas que pueden dividirse en hilos aún más finos. Se ha utilizado en una amplia gama de productos debido a la propiedades que antes comentábamos, incluyendo materiales de construcción, productos textiles, productos de fricción, y más.

El amianto se ha hecho bastante famoso en los últimos años y se ha ganado una mala reputación debido a sus graves riesgos para la salud asociados con la exposición a sus fibras. A pesar de su resistencia y versatilidad, las fibras de amianto son inhalables y pueden penetrar profundamente en los pulmones, causando una serie de enfermedades graves que más adelante veremos.

Su amplia presencia en productos de uso cotidiano durante décadas ha contribuido a su fama, así como los numerosos casos de enfermedades relacionadas con el amianto que han afectado a trabajadores de diversas industrias, desde la construcción hasta la fabricación de productos textiles y automotrices.

A pesar de los esfuerzos por reducir su uso y promover su gestión segura, el amianto todavía puede encontrarse por norma general en la mayoría de edificios de más de 30 años, lo que plantea continuos desafíos para su identificación, gestión y retirada segura.

Amianto que es

– Historia del amianto en España

La historia del amianto en España está estrechamente ligada al auge de la construcción y la industria en el país durante el siglo pasado. En particular, durante los años 60, el amianto se utilizó ampliamente en la producción de materiales de construcción, especialmente mezclado con cemento, debido a sus propiedades de resistencia y durabilidad. Esta práctica fue especialmente común en la fabricación de techos, aislamientos de paredes, tuberías y otros elementos estructurales. Aunque en menor medida también se uso para ciertos rodamientos de trenes y metro y para reforzar la ropa ignífuga.

El boom de la construcción en España desde los años 70 condujo a una proliferación aún mayor de materiales que contenían amianto, lo que resultó en la presencia generalizada de este mineral en numerosos edificios y estructuras en todo el país. Estos materiales se consideraban altamente efectivos y rentables en ese momento, lo que contribuyó a su uso extendido en el sector de la construcción.

Sin embargo, con el paso del tiempo y el creciente conocimiento sobre los riesgos para la salud asociados con la exposición al amianto, se han tomado medidas para regular su uso y promover su retirada segura. En 2002, España prohibió el uso de materiales que contienen amianto, reconociendo los peligros significativos que representan para la salud humana.

A pesar de esta prohibición, la presencia de amianto en edificios antiguos y estructuras existentes sigue siendo un desafío importante en España. La retirada segura de estos materiales es crucial para prevenir la exposición y proteger la salud pública.

Lamentablemente, hay numerosos casos documentados de personas que han desarrollado enfermedades graves, como la asbestosis, el mesotelioma y el cáncer de pulmón, como resultado de la exposición al amianto en el lugar de trabajo. Esto es especialmente evidente entre aquellos que trabajaron en fábricas donde se fabricaban materiales con amianto, como techos y tuberías, y que estuvieron expuestos a altos niveles de fibras de amianto durante períodos prolongados.

En resumen, la historia del amianto en España está marcada por su uso generalizado en la construcción y la industria, seguido por una prohibición legislativa en 2002 debido a los riesgos para la salud asociados. Sin embargo, la presencia residual de amianto en edificios antiguos y estructuras existentes sigue siendo una preocupación, destacando la importancia de una gestión adecuada y una retirada segura de estos materiales para proteger la salud pública.

– Fabrica de materiales con amianto en España

En la historia industrial de España, Uralita S.L. se destacó como una de las principales empresas dedicadas a la fabricación de materiales que contenían amianto. Fundada en el siglo XIX, Uralita experimentó un rápido crecimiento y se convirtió en un gigante industrial, especialmente durante el auge de la construcción en España desde mediados del siglo XX.

La empresa no solo dominaba el mercado nacional, sino que también realizaba numerosas exportaciones al extranjero, convirtiéndose en una de las líderes mundiales en la producción de materiales con amianto. Su amplia gama de productos incluía techos, tuberías, aislamientos, baldosas de suelo, tejas.

Sin embargo, a pesar de su éxito comercial, la historia de Uralita está marcada por controversias y litigios debido a los riesgos para la salud asociados con el amianto. A medida que se acumulaba evidencia sobre los peligros del amianto para la salud de los trabajadores y del público en general, surgieron numerosas demandas contra la empresa por negligencia en la protección de sus empleados.

El incumplimiento de las medidas de seguridad necesarias y la falta de acción para detener la producción de materiales con amianto una vez que se conocieron sus riesgos, resultaron en un gran número de trabajadores afectados por enfermedades relacionadas con el amianto.

La situación legal y financiera de Uralita se complicó aún más con el tiempo, y en 2014 la empresa se declaró en quiebra. Este caso ejemplifica los desafíos y las consecuencias graves asociadas con la exposición al amianto en el lugar de trabajo, así como la importancia de la responsabilidad corporativa y la protección de la salud de los empleados.

¿Qué es la fibra de amianto?

Las fibras del amianto se refiere a la forma natural en la que se encuentra el mineral de amianto. Estas fibras son delgadas, flexibles y resistentes y se caracterizan por simular largas cadenas o agujas.

El amianto se clasifica en dos grupos principales según la forma de sus fibras: el amianto serpentina y el amianto anfibolítico. El amianto serpentina, representado principalmente por la variedad de crisotilo, tiene fibras largas y curvas que se enrollan alrededor de sí mismas, similar a una serpentina, de ahí su nombre. Por otro lado, el amianto anfibolítico, que incluye variedades como el amosita, la crocidolita y la actinolita, tiene fibras rectas y alargadas que pueden dividirse en segmentos más cortos y angulares.

La fibra de amianto se ha utilizado en una amplia gama de productos debido a sus propiedades únicas, como su resistencia al calor, a los productos químicos y a la corrosión, así como su capacidad para agregar fuerza y durabilidad a los materiales compuestos. Esto ha llevado a su uso en la industria de la construcción, la fabricación de automóviles, la industria naval, la producción de textiles y muchos otros sectores.

Sin embargo, a pesar de sus aplicaciones industriales, la fibra de amianto representa un grave peligro para la salud humana cuando se inhalan sus partículas finas. Las fibras de amianto pueden liberarse en el aire durante la manipulación o la degradación de materiales que contienen amianto, y al ser inhaladas durante una exposición prolongada pueden penetrar en los pulmones y causar daños graves y permanentes.

Fibras de amianto

¿Qué es el amianto friable y no friable? Conoce sus diferencias

Los materiales que contienen amianto se pueden clasificar en dos categorías principales: amianto friable y no friable. La principal diferencia entre el amianto friable y no friable radica en su capacidad para liberar fibras de amianto en el aire cuando se manipulan o dañan. El amianto friable es el que se encuentra en muy mal estado y roto, mientras que el no friable se encuentra en un estado de conservación mejor.

– Amianto friable

  • Definición: El amianto friable es el amianto que te puedes encontrar en forma de polvo o fibras sueltas. Es fácilmente desmenuzables. El amianto es este estado puedes romperlo, pulverizarlos o desintegrarlos con facilidad, lo que resulta en la liberación de fibras de amianto en el aire. Es un amianto en mal estado debido a las condiciones extremas que recibe como lluvia, calor, frío, viento… Conoce más sobre este tipo de amianto en este otro post: amianto friable.
  • ¿Dónde está?: Aislamiento de tuberías, material de relleno en paredes, tejados, papel de revestimiento con amianto.
  • Peligro: El amianto friable presenta un mayor riesgo para la salud, ya que las fibras de amianto pueden dispersarse fácilmente en el aire y ser inhaladas por las personas, lo que aumenta el riesgo de enfermedades respiratorias graves.

– Amianto no friable

  • Definición: El amianto no friable se refiere al amianto en una matriz sólida o unida, lo que impide que una gran cantidad de fibras de amianto se liberen al aire. Estos materiales son más estables y menos propensos a desintegrarse cuando se manipulan o se dañan.
  • ¿Dónde esta?: Azulejos de vinilo con amianto, revestimientos de techo, paneles de cemento.
  • Peligro: Aunque el amianto no friable generalmente presenta un menor riesgo para la salud que el amianto friable, aún puede representar un peligro si se manipula o se daña de manera inadecuada, lo que podría resultar en la liberación de fibras de amianto.

– Importancia de conocer el tipo de amianto en tu propiedad:

  • El amianto friable generalmente es más caro si necesitas retirarlo debido a los procedimientos especiales y las precauciones adicionales necesarias para evitar la liberación de fibras de amianto en el aire.
  • El amianto friable también representa un mayor riesgo para la salud y puede requerir una acción inmediata para su gestión y retirada segura.
  • Conocer el tipo de amianto presente puede ayudar a tomar decisiones informadas sobre cómo manejar y gestionar adecuadamente los materiales que contienen amianto en una propiedad, minimizando así el riesgo de exposición y protegiendo la salud de los ocupantes y trabajadores.
Ejemplo de lo que es el amianto no friable

¿Qué otros nombres tiene el amianto? Uralita, asbesto, fibrocemento

El amianto en realidad es solo un mineral, pero la expresión “amianto” puede tener varias formas de decirlo según el contexto y la región donde te encuentres. A menudo puede generar confusión pero en realidad se suelen referir siempre lo mismo.

– Asbesto

El término «asbesto» es de origen anglosajón y se utiliza ampliamente en países de habla inglesa para referirse al amianto. En España, también se emplea de forma más técnica el término «asbesto» para describir este mineral fibroso. En América del Sur, particularmente en países como Chile y Colombia, es común escuchar el término «asbesto» para referirse al amianto, reflejando la influencia del idioma inglés en la región.

– Fibrocemento

El fibrocemento es un término comúnmente utilizado en España para describir materiales de construcción que consisten en una mezcla de amianto y cemento. Cuando alguien dice que tiene amianto en su tejado o tubería se suele referir a que están hechos de fibrocemento. Es verdad que en la actualidad puede existir fibrocemento con amianto y fibrocemento sin amianto.

– Uralita

Aunque Uralita era una empresa específica y por eso se llama así en España, el término «uralita» se utiliza comúnmente para referirse a cualquier material de construcción que contenga amianto, independientemente de la marca.

Amianto también puede llamarse uralita, asbesto o fibrocemento

Tipos de mineral de amianto más comunes

El amianto es un mineral que se presenta en varias formas y variedades, cada una con sus propias características y aplicaciones industriales. Como ya hemos dicho, estas variedades de amianto han desempeñado un papel fundamental en la industria durante muchos años.

– Principales minas de amianto en el mundo

En cuanto a las minas de amianto en España, hubo algunas pequeñas minas de crisolito en el pasado, pero su producción no fue significativa en comparación con otros países. La mayoría de las minas de amianto estaban ubicadas en regiones como Canadá, Rusia, Sudáfrica, Australia y Brasil, donde se encontraban grandes depósitos de este mineral.

– Crisolito (amianto blanco)

  • Características: El crisolito, también conocido como amianto blanco, es la forma más común y menos peligrosa de amianto. Se caracteriza por tener fibras largas y curvas, con una estructura fibrosa que se asemeja a una serpentina. Es resistente al calor y a los productos químicos.
  • Curiosidades: El crisolito se utilizaba ampliamente en la fabricación de materiales de construcción, como techos, tuberías y aislamientos, así como en aplicaciones industriales como materiales de fricción y textiles resistentes al calor.
  • Minas Principales: Las principales minas de crisolito se encuentran en Canadá (en la región de Quebec y en la Columbia Británica), Rusia, Brasil y Kazajistán.

– Amosita (Amianto Marrón)

  • Características: La amosita, también conocida como amianto marrón, tiene fibras rectas y largas, con un color marrón oscuro característico. Es más resistente y más peligrosa para la salud que el crisolito. Se utilizaba principalmente en aplicaciones industriales de alta temperatura.
  • Curiosidades: La amosita era ampliamente utilizada en la fabricación de materiales de fricción, aislamientos y productos químicos resistentes al calor. Su alta resistencia al calor la hacía valiosa en aplicaciones donde se requería una alta resistencia a la temperatura.
  • Minas Principales: Las principales minas de amosita se encuentran en Sudáfrica, Australia y China.

– Crocidolita (Amianto Azul)

  • Características: La crocidolita, también conocida como amianto azul, es la forma más rara y peligrosa de amianto. Tiene fibras rectas y cortas, con un color azul distintivo. Es extremadamente resistente y altamente tóxica.
  • Curiosidades: La crocidolita era utilizada en aplicaciones donde se requería una resistencia y durabilidad excepcionales, como la fabricación de cemento, productos químicos y materiales de aislamiento. Sin embargo, su alta toxicidad la convierte en una de las formas más peligrosas de amianto.
  • Minas Principales: Las principales minas de crocidolita se encuentran en Sudáfrica, Australia y Bolivia.

– Tremolita, Actinolita, Antofilita

Estas variedades de amianto son menos comunes y se presentan en formas cristalinas. Aunque tienen propiedades similares a otras formas de amianto, como la resistencia al calor y a los productos químicos, su uso es menos relevante en comparación con el crisolito, la amosita y la crocidolita.

Minerales de amianto más comunes

Usos que se ha hecho del amianto al juntarlo con otros materiales

Si bien su uso principal ha sido como componente en materiales de construcción, como el cemento, el amianto también ha encontrado aplicaciones en otras áreas. Aquí encontrarás todos los uso que se le ha dado al amianto. Verás que ha estado más presente de lo que pensabas.

  • Mezcla con cemento y materiales de construcción: Uno de los usos más extendidos del amianto ha sido su incorporación en materiales de construcción, como el cemento, para mejorar sus propiedades físicas. Esta mezcla, conocida como fibrocemento, se utilizaba en la fabricación de techos, tuberías, paneles de pared y otros elementos estructurales debido a su resistencia al fuego, a los productos químicos y a la corrosión.

  • Aislamiento térmico y acústico: El amianto se ha utilizado ampliamente como material de aislamiento térmico y acústico en edificios, barcos, trenes y equipos industriales. Su capacidad para resistir altas temperaturas y absorber el sonido lo hizo ideal para estas aplicaciones.

  • Materiales de fricción: El amianto se utilizaba en la fabricación de materiales de fricción, como frenos de automóviles, embragues y otros dispositivos mecánicos. Sus propiedades de resistencia al calor y al desgaste lo convirtieron en un componente valioso para mejorar la eficiencia y la seguridad de estos sistemas.

  • Textiles resistentes al fuego: El amianto se utilizaba en la fabricación de textiles resistentes al fuego, como ropa de trabajo para bomberos, soldadores y otros trabajadores expuestos a altas temperaturas y condiciones peligrosas. Su capacidad para resistir el calor extremo lo convirtió en una opción popular para proteger a los trabajadores en entornos industriales adversos.

  • Productos químicos y filtración: En la industria química, el amianto se utilizaba en la fabricación de filtros y equipos de procesamiento debido a su resistencia a los productos químicos corrosivos. También se utilizaba en la producción de productos químicos como selladores, adhesivos y compuestos de relleno debido a su capacidad para resistir la corrosión y la degradación.
Tubería y aislamientos hechos con amianto

Materiales con amianto que puedes encontrar en tu casa

Durante décadas, desde los años 60 hasta el año 2002, era común encontrar materiales que contenían amianto en muchas viviendas. Esta popularidad se debió en gran parte a su bajo costo de producción y a sus propiedades únicas que los hacían ideales para una variedad de aplicaciones de construcción. A continuación, exploraremos los materiales con amianto más comunes que podrías encontrar en tu casa y sus posibles riesgos para la salud:

– Tejados con amianto

Los tejados de fibrocemento, fabricados con una mezcla de amianto y cemento, fueron ampliamente utilizados en la construcción de viviendas desde mediados de los años 60. Estos tejados ofrecían durabilidad, resistencia a la intemperie y aislamiento térmico, pero también se supo, que con el tiempo, presentan un riesgo para la salud si las fibras de amianto se liberan debido a la degradación del material.

– Tuberías con amianto

Las tuberías de fibrocemento, utilizadas para sistemas de agua potable y drenaje, eran comunes en muchas viviendas construidas antes de la prohibición del amianto en 2002. Aunque estas tuberías eran duraderas y resistentes a la corrosión, con el tiempo podían deteriorarse y liberar fibras de amianto en el agua. Es verdad que no hay estudios claros sobre si el amianto consumido en agua es tan grave para la salud como al respirarlo.

– Bajantes y canalones con Amianto

Los bajantes de fibrocemento, que conectan los desagües de los tejados con las alcantarillas subterráneas, también se fabricaban con una mezcla de amianto y cemento. Al igual que las tuberías de agua, estos bajantes pueden liberar fibras de amianto si se deterioraban, lo que aumenta el riesgo de exposición si la bajante esta situada en el exterior de la casa.

– Aislamiento con amianto

El aislamiento de amianto se utilizaba en forma de láminas o mantas para proporcionar aislamiento térmico y acústico en las paredes, techos y suelos de las viviendas. Aunque este aislamiento era efectivo, la manipulación al hacer reformas o abrir las paredes pueden liberar fibras de amianto dentro de la edificación, representando un peligro para la salud de los ocupantes.

– Depósitos de agua de amianto

Los depósitos de agua fabricados con amianto eran comunes en muchas viviendas, especialmente en zonas rurales donde no había acceso a sistemas de agua municipal. Aunque estos depósitos son duraderos y resistentes a la corrosión, con el tiempo pueden degradarse y liberar fibras de amianto en el agua, contaminando así el suministro de agua potable.

Materiales con amianto que hay en una casa

Riesgos para la salud asociado al amianto: Peligros

El amianto, a pesar de sus ventajas en la construcción e industria, plantea riesgos graves para la salud, especialmente cuando los materiales que lo contienen están deteriorados o son antiguos. La degradación de estos materiales puede provocar la liberación de diminutas partículas de amianto en el aire, las cuales, si son inhaladas durante periodos prolongados, pueden tener consecuencias devastadoras para la salud.

Cuando los materiales de amianto se desgastan, se rompen o se manipulan incorrectamente, las fibras de amianto pueden dispersarse en el aire. La inhalación de estas fibras puede conducir a enfermedades respiratorias graves, como la asbestosis, el mesotelioma y el cáncer de pulmón, las cuales pueden tardar décadas en desarrollarse después de la exposición inicial al amianto.

Aunque los materiales que contienen amianto en buen estado y no friable pueden representar un riesgo menor para la salud, se recomienda encarecidamente quitarlo para prevenir cualquier riesgo futuro. Es crucial entender que los efectos negativos del amianto se manifiestan a largo plazo, por lo que una exposición breve o moderada puede tener consecuencias graves en el futuro.

Peligros del amianto

Enfermedades respiratorios asociadas al amianto

La exposición prolongada a fibras de amianto puede desencadenar una variedad de enfermedades respiratorias graves que afectan los pulmones y la pleura. Estas enfermedades pueden manifestarse décadas después de la exposición inicial al amianto y tienen consecuencias potencialmente mortales. Entre las enfermedades más comunes y peligrosas relacionadas con el amianto se encuentran la asbestosis o fibrosis pulmonar, el cáncer de pulmón y el mesotelioma pleural o peritoneal.

Indudablemente, la mejor medida para prevenir estas enfermedades es eliminar el amianto lo antes posible. Posteriormente, es crucial seguir un plan de prevención, detección temprana y tratamiento adecuado a lo largo del tiempo. Esta estrategia es fundamental para abordar estas enfermedades y evitar que evolucionen hacia consecuencias mortales.

– Asbestosis o Fibrosis Pulmonar

La asbestosis es una enfermedad pulmonar crónica causada por la inhalación de fibras de amianto. Estas fibras provocan una reacción inflamatoria en los pulmones que con el tiempo puede conducir a la formación de tejido cicatricial (fibrosis). Los síntomas de la asbestosis incluyen dificultad para respirar, tos persistente y sensación de opresión en el pecho. A medida que la enfermedad progresa, la función pulmonar puede deteriorarse significativamente, lo que puede causar discapacidad e incluso la muerte.

– Cáncer de Pulmón

El cáncer de pulmón es una enfermedad maligna que se desarrolla en los tejidos del pulmón, generalmente como resultado de la inhalación de sustancias cancerígenas, como las fibras de amianto. La exposición al amianto aumenta significativamente el riesgo de desarrollar cáncer de pulmón, especialmente en fumadores. Los síntomas pueden incluir tos persistente, dificultad para respirar, dolor en el pecho y pérdida de peso inexplicada. El cáncer de pulmón causado por el amianto es altamente agresivo y suele ser difícil de tratar en etapas avanzadas.

– Mesotelioma Pleural o Peritoneal

El mesotelioma es un cáncer poco común pero altamente agresivo que afecta el revestimiento de los pulmones (pleura) o el abdomen (peritoneo). Es causado casi exclusivamente por la exposición al amianto y puede desarrollarse décadas después de la exposición inicial. Los síntomas del mesotelioma incluyen dificultad para respirar, dolor en el pecho, fatiga, pérdida de peso y acumulación de líquido en la cavidad pleural o abdominal. Esta enfermedad tiene un pronóstico sombrío y el tratamiento suele ser paliativo, con una esperanza de vida limitada.

El mesotelioma es un cáncer poco común pero altamente agresivo que afecta el revestimiento de los pulmones (pleura) o el abdomen (peritoneo). Es causado casi exclusivamente por la exposición al amianto y puede desarrollarse décadas después de la exposición inicial. Los síntomas del mesotelioma incluyen dificultad para respirar, dolor en el pecho, fatiga, pérdida de peso y acumulación de líquido en la cavidad pleural o abdominal. Esta enfermedad tiene un pronóstico sombrío y el tratamiento suele ser paliativo, con una esperanza de vida limitada

Casos y ejemplos de contaminación por amianto

La exposición pasada al amianto sigue cobrando su precio décadas después, lo que subraya la importancia de la vigilancia continua, la prevención y la compensación para las víctimas de estas enfermedades. La contaminación por amianto ha dejado un rastro devastador en la salud de las personas expuestas en España y en todo el mundo. A continuación, se presentan estadísticas y datos relevantes sobre los enfermos por culpa del amianto en España, así como casos y ejemplos representativos:

– Estadísticas y datos en España de personas afectadas

Según informes del Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo (INSHT), se estima que entre 2000 y 2019 se diagnosticaron alrededor de 17.000 casos de enfermedades relacionadas con el amianto en España. Además el 80% de los casos de mesotelioma en España están relacionados con la exposición al amianto, lo que indica la magnitud del problema en el país.

– Casos por décadas

En las décadas de 1960 y 1970, durante el apogeo de la industria del amianto en España, un gran número de trabajadores estuvieron expuestos a este mineral en fábricas de uralita y en la construcción. En las décadas siguientes, se observó un aumento en los casos de enfermedades relacionadas con el amianto, ya que las personas expuestas desarrollaron problemas de salud décadas después de la exposición inicial.

En la última década, a pesar de la prohibición del amianto en 2002, continúan surgiendo casos de enfermedades relacionadas con este mineral. Esta tendencia no se reduce si no que aumenta, en parte, al hecho de que, aunque se prohibió la creación de nuevos materiales con amianto, los ya existentes continúan su deterioro y no se están retirando. Esta situación conlleva a que cada año haya una mayor liberación de fibras de amianto en el aire, lo que aumenta el riesgo de inhalación y, por ende, de desarrollo de enfermedades asociadas con este mineral.

– Ejemplos de contaminación por amianto

Uno de los casos más emblemáticos en España es el de la empresa Uralita S.A., que fabricaba materiales de construcción con amianto. Se han documentado numerosos casos de trabajadores de Uralita y sus familias que han sufrido enfermedades relacionadas con el amianto. Además de respirar el aire de la fábrica, también al volver a casa, regresaban con el polvo del amianto en la ropa, pudiendo contaminar toda la casa.

Por otro lado se han reportado casos en trabajadores del Metro de Madrid, donde se encontraba amianto en los vagones y las instalaciones de la red de transporte. Además algunas empresas de la construcción también han sido señaladas por casos de exposición al amianto entre sus trabajadores, principalmente en la construcción y mantenimiento de infraestructuras.

Amianto utilizado en España hasta su prohibición

– Legislación española relacionada con el amianto

En España, la normativa sobre el amianto ha evolucionado para abordar los riesgos asociados con este mineral altamente peligroso.

  • Prohibición de crear materiales con amianto desde el año 2002: Desde el año 2002, está prohibida la fabricación de nuevos materiales que contengan amianto en España. Esta medida fue un paso importante para reducir la exposición a este mineral y prevenir enfermedades relacionadas.
  • Requisitos para la retirada y manipulación del amianto: La retirada y manipulación del amianto está regulada por ley. Solo las empresas homologadas y pertenecientes al Registro de Empresas con Riesgo por Amianto (RERA) están autorizadas para realizar estas tareas. Es fundamental que estas empresas protejan adecuadamente a sus trabajadores para evitar problemas de salud a largo plazo.
  • Manejo y eliminación segura de residuos de amianto: Por ley, los residuos de amianto deben ser sellados adecuadamente y llevados a vertederos especiales designados para su eliminación segura. Esto es crucial para evitar la dispersión de fibras de amianto en el medio ambiente y proteger la salud pública.
  • Sanciones por incumplimiento: El incumplimiento de las regulaciones sobre el amianto puede acarrear multas significativas, que van desde los 400€ hasta los 800.000€, dependiendo de la gravedad de la infracción. Sin embargo, a pesar de estas sanciones, la aplicación efectiva de la ley puede ser limitada en algunos casos.

A pesar de las regulaciones existentes, la presencia generalizada de amianto en el entorno sigue siendo una preocupación. Es común encontrar materiales de amianto abandonados en zanjas y áreas públicas, así como en proyectos de renovación y reforma, donde a menudo se retiran de manera insuficiente o incluso sin seguir los procedimientos adecuados.

Es imperativo que las autoridades competentes, como el SEPRONA, encargado de la protección de la naturaleza y el medio ambiente en España, intensifiquen sus esfuerzos para hacer cumplir rigurosamente la normativa sobre el amianto. El manejo adecuado del amianto es esencial para proteger la salud de los trabajadores y el público en general, y para evitar las graves consecuencias a largo plazo asociadas con la exposición a este mineral altamente peligroso.

– Legislación internacional sobre el uso del amianto

A nivel internacional, varios países y organizaciones han implementado regulaciones para abordar los riesgos asociados con el amianto. La UE ha adoptado una serie de medidas para regular el uso del amianto y proteger la salud pública. En 2005, la UE prohibió la producción y el uso de amianto, aunque permitió excepciones limitadas para ciertos productos. Además, en 2019, la UE anunció su intención de eliminar todos los materiales con amianto de los edificios para el año 2032, como parte de su Estrategia de Sustancias Químicas para la Sostenibilidad.

Aunque varios países han implementado medidas para regular el amianto, aún persisten desafíos significativos en la eliminación completa y segura de este mineral en todo el mundo. La lentitud en la implementación de regulaciones y la resistencia de algunas industrias han obstaculizado los esfuerzos para proteger la salud pública y el medio ambiente de los riesgos asociados con el amianto.

Normativa de como manipular el amianto en España

– Responsabilidades legales de los propietarios

En cuanto a la responsabilidad legal de los propietarios en relación con el amianto, es importante destacar que, en muchos casos, los propietarios no están legalmente obligados a retirar el amianto de sus propiedades. Por ejemplo, si un propietario desea realizar la manipulación o retirada de amianto en su propiedad, está obligado a contratar los servicios de una empresa especializada y debidamente autorizada para llevar a cabo estas tareas. Esto se debe a los riesgos para la salud asociados con la exposición al amianto y la necesidad de proteger tanto a los trabajadores como al público en general.

En el caso de que la empresa contratada para la manipulación o retirada del amianto incumpla con las regulaciones y normativas establecidas, puede ser objeto de sanciones por parte de las autoridades competentes. Sin embargo, es importante tener en cuenta que estas sanciones recaen sobre la empresa y no sobre el propietario de la propiedad.

Prohibición del amianto en España

En España, la prohibición del amianto fue un paso crucial en la protección de la salud pública y el medio ambiente. Esta medida, implementada en el año 2002, marcó el fin de la producción y el uso de materiales que contienen amianto en el país. El problema radica en que, aunque se han adoptado materiales alternativos para reemplazar al amianto en nuevas construcciones, una gran cantidad de edificios y estructuras existentes todavía contienen este material peligroso. Estos incluyen techos, tuberías, aislamientos y otros componentes que fueron comunes en la construcción durante décadas.

Es importante destacar que la prohibición del amianto llegó tarde en todos los países, a pesar de que desde los años 80 se tenían evidencias y estudios que alertaban sobre los peligros y las consecuencias fatales para la salud asociadas con la exposición al amianto.

Prohibido en España el amianto desde el año 2002

Prevención contra la exposición al amianto

La prevención contra la exposición al amianto es crucial para salvaguardar la salud de las personas y mitigar los riesgos asociados con este mineral altamente peligroso. La primera y más importante medida de prevención es identificar si hay presencia de amianto en el hogar o en el lugar de trabajo. Esta tarea puede requerir la intervención de profesionales especializados en la evaluación de riesgos de amianto, quienes llevarán a cabo inspecciones exhaustivas y análisis para detectar la presencia de este material nocivo.

Una vez identificado el amianto, es esencial proceder con su retirada. Incluso si los materiales de amianto parecen estar en buen estado, existe el riesgo latente de que las fibras se desprendan y sean inhaladas, lo que puede acarrear graves consecuencias para la salud a largo plazo. Por lo tanto, se recomienda encarecidamente la eliminación del amianto por parte de empresas especializadas y debidamente autorizadas. Durante el proceso de manipulación o retirada del amianto, es fundamental que los trabajadores utilicen equipo de protección personal adecuado, incluyendo respiradores, trajes protectores y gafas de seguridad. Estas medidas ayudan a minimizar la exposición directa a las fibras de amianto y reducen el riesgo de inhalación.

Además, la educación y la concienciación sobre los peligros del amianto desempeñan un papel crucial en la promoción de prácticas seguras en su manejo. Es esencial que las personas estén informadas sobre los riesgos asociados con la exposición al amianto y las medidas de prevención que pueden tomar para protegerse a sí mismas y a los demás. En resumen, la prevención contra la exposición al amianto es un aspecto fundamental de la salud pública y requiere un enfoque que involucre la identificación, la retirada segura y la concienciación sobre los riesgos asociados con este mineral.

– Mantenimiento preventivo

El mantenimiento preventivo de los materiales con amianto es una medida importante para prolongar su vida útil y reducir los riesgos para la salud asociados con este mineral. Una práctica común de mantenimiento es la encapsulación, que implica la aplicación de un recubrimiento protector sobre los materiales de amianto para sellar las fibras y prevenir su liberación al aire. Este recubrimiento puede ser una pintura especial o un sellador diseñado específicamente para este propósito. La encapsulación ayuda a mantener los materiales de amianto en buen estado y reduce el riesgo de exposición. De todas formas no es más que un parche barato ya que a la larga vas tener que quitarlo.

Otro enfoque de mantenimiento preventivo es el sellado de juntas y grietas para evitar que se propaguen las fibras de amianto. Se utilizan materiales selladores flexibles y duraderos para sellar cualquier punto de acceso donde las fibras de amianto puedan escapar.

Además, es importante realizar inspecciones periódicas para detectar cualquier daño o deterioro. Si se identifican problemas, como roturas, desgaste o degradación, se deben abordar de inmediato para evitar una mayor liberación de fibras de amianto.

Es fundamental seguir las recomendaciones y directrices de seguridad establecidas por las autoridades competentes al realizar cualquier tipo de mantenimiento en materiales que contienen amianto. El mantenimiento preventivo adecuado no solo ayuda a prolongar la vida útil de estos materiales, sino que también contribuye a proteger la salud de las personas al reducir la exposición al amianto.

Protección contra el amianto

¿Cuando es mejor quitar el amianto?

Esta pregunta plantea un dilema crucial para propietarios y gestores de edificios que contienen materiales con amianto. La respuesta depende en gran medida del estado de conservación y la ubicación de estos materiales.

En el caso de materiales expuestos a condiciones climáticas extremas, como tejados y tuberías, la vida útil del amianto tiende a ser más corta, generalmente alrededor de 20 a 25 años. La exposición constante a la intemperie y a los elementos puede acelerar su deterioro y aumentar el riesgo de liberación de fibras de amianto.

Por otro lado, si el amianto está más protegido y oculto dentro de la estructura de un edificio, como en el caso de los aislamientos, su vida útil puede extenderse hasta unos 35 años sin representar un riesgo significativo para las personas.

Es importante tener en cuenta que la prohibición del amianto en España se implementó hace más de dos décadas. Esto significa que la gran mayoría de los materiales con amianto utilizados en la construcción están llegando al final de su vida útil o ya están en un estado deteriorado. Por lo tanto, la necesidad de retirar el amianto es cada vez más urgente.

Dadas estas circunstancias, la respuesta a la pregunta de cuándo es mejor quitar el amianto es clara: cuanto antes mejor.

Retirar amianto es la mejor opción

Qué hacer si tienes materiales con amianto en tu propiedad

Si descubres que tienes materiales con amianto en tu propiedad, es fundamental tomar medidas adecuadas para garantizar la seguridad de las personas que habitan o trabajan en el edificio. Lo primero que debes hacer es verificar si los materiales de amianto se encuentran en estado friable o no friable, y si están ubicados en áreas donde existe un alto riesgo de exposición a las fibras de amianto.

Si los materiales de amianto están en estado friable, lo cual significa que pueden desprender fácilmente fibras de amianto al aire, es urgente tomar medidas para su eliminación. Se recomienda encarecidamente contratar a una empresa especializada por el RERA en la retirada de amianto. Estas empresas tienen la experiencia y el equipo necesario para realizar la eliminación cumpliendo con todas las regulaciones aplicables.

Si los materiales de amianto están en estado no friable, es decir, están bien conservados y no representan un riesgo inmediato de liberación de fibras de amianto, también se recomienda considerar su retirada. Aunque la urgencia no es tan alta como en el caso de materiales friables, la eliminación del amianto sigue siendo una medida importante para prevenir futuros problemas de salud.

Una vez que hayas contratado a una empresa especializada para que retire los materiales de amianto de tu propiedad, puedes tener la tranquilidad de que se están tomando las medidas necesarias para proteger la salud de las personas. Más adelante en este post, exploraremos las opciones disponibles para sustituir los materiales de amianto por otros libres de considerarse peligrosos.

Proceso de retirada de amianto para no contaminar

Procedimientos de retirada de amianto

Los procedimientos de retirada de amianto son una tarea delicada que debe ser llevada a cabo por profesionales certificados y debidamente autorizados. En España, solo las empresas pertenecientes al Registro de Empresas con Riesgo de Amianto (RERA) tienen la autorización legal para llevar a cabo la retirada de amianto. Es importante destacar que los particulares no pueden realizar esta tarea por su cuenta, ya que pueden poner en peligro su propia seguridad y la del entorno donde se encuentra la edificación.

El primer paso en el procedimiento de retirada de amianto es realizar una evaluación de riesgos. Esto implica realizar una visita al lugar para evaluar las condiciones y determinar cómo se llevará a cabo el proyecto de retirada. En el caso de que el amianto esté en estado friable, es decir, que pueda desprender fácilmente fibras de amianto al aire, se deben tomar medidas adicionales de seguridad.

Una vez completada la evaluación de riesgos, se procede a la planificación de la retirada. Esto implica la elaboración de un Plan de Trabajo para el amianto, que es obligatorio por ley. En este plan se detallan todas las medidas que se utilizarán durante el proceso de retirada, así como las horas de trabajo de los trabajadores y el destino de los residuos generados durante la operación.

El equipo de protección personal es una parte fundamental del procedimiento de retirada de amianto. Los trabajadores deben utilizar equipos de protección individual (EPIs) adecuados, que pueden incluir mascarillas, trajes protectores y máscaras de aire. Además, se pueden utilizar cámaras de descontaminación con duchas para eliminar cualquier resto de amianto antes de salir al exterior.

El método de retirada seguro implica minimizar la manipulación y la ruptura del amianto para evitar la liberación de fibras al aire. Sin embargo, en algunos casos, esto puede resultar inevitable. Una vez retirado el amianto, se recomienda encapsular inmediatamente las placas de uralita o las tuberías para evitar la dispersión de fibras.

Finalmente, el transporte de los residuos de amianto debe realizarse de manera segura y conforme a la normativa. Los residuos de amianto deben ser encapsulados en bolsas especiales y solo pueden ser transportados a vertederos autorizados para amianto. Esto garantiza que no se genere polvo de amianto durante el transporte y se minimice el riesgo para la salud pública.

Por supuesto, es fundamental destacar que el incumplimiento de los procedimientos establecidos para la retirada de amianto puede acarrear graves consecuencias legales y financieras. Las autoridades competentes tienen el poder de imponer multas que van desde los 400€ hasta los 800.000€, dependiendo de la gravedad de la infracción. Estas multas pueden ser aplicadas tanto a empresas como a particulares que no cumplan con las regulaciones y normativas relacionadas con la gestión segura del amianto. Es importante tener en cuenta que las autoridades suelen perseguir activamente el cumplimiento de estas normativas, por lo que no conviene arriesgarse ni omitir ningún paso en el proceso de retirada de amianto.

Impacto ambiental del amianto en el entorno

El impacto ambiental del amianto en el entorno es motivo de preocupación debido a su potencial para contaminar el aire, el suelo y el agua. La presencia de amianto en el entorno puede generar una serie de problemas ambientales y de salud pública.

En primer lugar, la contaminación del aire es una preocupación importante. Cuando los materiales que contienen amianto se deterioran o se manipulan de manera incorrecta, pueden liberar fibras de amianto al aire. Estas fibras son extremadamente pequeñas y pueden permanecer suspendidas en el aire durante largos períodos de tiempo. Cuando se inhalan, las fibras de amianto pueden causar graves problemas de salud, como enfermedades respiratorias y cáncer.

Además de la contaminación del aire, el amianto también puede contaminar el suelo y el agua. Cuando los materiales que contienen amianto se descomponen, las fibras de amianto pueden depositarse en el suelo. A través de la erosión del suelo o el lavado por la lluvia, estas fibras pueden llegar a los cuerpos de agua cercanos, como ríos, lagos y acuíferos. Una vez en el agua, las fibras de amianto pueden representar un riesgo para la vida acuática y también pueden contaminar las fuentes de agua potable.

Contaminación del amianto

Profesionales especializados en la retirada de amianto

La retirada de amianto es una tarea altamente especializada que requiere el conocimiento y la experiencia de profesionales capacitados. Los profesionales especializados en la retirada de amianto tienen un profundo conocimiento de los riesgos asociados con este mineral y están capacitados para manejarlo de manera segura y conforme a las regulaciones y normativas vigentes. Están familiarizados con los procedimientos de seguridad necesarios para proteger su propia salud y la de las personas que puedan verse expuestas durante el proceso de retirada.

En dMol, somos una empresa autorizada y especializada en la retirada de amianto, y ofrecemos nuestros servicios en toda España. Nuestro equipo está formado por profesionales altamente cualificados y con una amplia experiencia en la identificación, análisis, retirada y traslado de materiales que contienen amianto.

Nos comprometemos a proporcionar un servicio rápido y eficiente en todas nuestras obras, sin comprometer la seguridad en ningún momento. Utilizamos técnicas y equipos avanzados para garantizar una retirada completa del amianto, minimizando al máximo cualquier riesgo para la salud y el medio ambiente.

Si necesitas retirar amianto de tu propiedad, no dudes en contactar con nosotros. Estamos aquí para ayudarte y ofrecerte soluciones adaptadas a tus necesidades específicas. Puedes solicitar un presupuesto sin compromiso, simplemente contándonos un poco sobre tu caso y la ubicación del amianto a retirar. Un técnico especializado realizará una valoración detallada y podrás decidir sin problemas si nuestra propuesta se ajusta a tus requerimientos. En dMol, nos comprometemos a ofrecer un servicio de alta calidad y una atención personalizada para garantizar la completa satisfacción de nuestros clientes.

En dMol somos profesionales especializados en retirar amianto

Subvenciones en España para quitar amianto en 2024

Las subvenciones para la retirada de amianto en España en el año 2024 varían considerablemente de una comunidad autónoma a otra. Mientras que algunas comunidades, como Cataluña, Castilla y León, y Canarias, ofrecen ciertas ayudas y programas de subvención, la mayoría carece de este tipo de apoyo.

Lamentablemente, a nivel institucional, no se está llevando a cabo una acción significativa en materia de subvenciones para la retirada de amianto. Esta falta de apoyo gubernamental puede tener consecuencias negativas, ya que puede llevar a que los propietarios busquen soluciones poco seguras o poco fiables, como intentar retirar el amianto por su cuenta o contratar empresas poco cualificadas que realicen el trabajo de manera deficiente o incluso ilegal.

Esta situación plantea un serio riesgo para la salud pública y el medio ambiente, ya que el amianto abandonado de forma inadecuada puede representar un peligro para las personas y la biodiversidad circundante.

Desafortunadamente, el panorama futuro tampoco parece prometedor, ya que no se han anunciado nuevas ayudas o programas de subvención en la mayoría de las comunidades autónomas de España. Esto deja a muchos propietarios en una situación difícil, sin acceso a recursos financieros para abordar de manera adecuada la retirada de amianto en sus propiedades.

Subvenciones por quitar amianto en España

Alternativas al Amianto que hay en la actualidad

Las alternativas al amianto han ido surgiendo en la actualidad como respuesta a la necesidad de encontrar materiales más seguros para sustituir a aquellos que contienen amianto.

Tejados con amianto:

  • Panel sándwich: Esta opción se ha vuelto muy popular debido a su facilidad de instalación y durabilidad. Los paneles sándwich están compuestos por dos capas de metal con un núcleo aislante en el medio, proporcionando una excelente protección contra las inclemencias del tiempo.
  • Placas solares: Aunque más costosas inicialmente, las placas solares ofrecen un ahorro a largo plazo en términos de energía y son una alternativa ecológica y sostenible para los tejados convencionales.
  • Cubrir el tejado con otro material: Esta opción puede ser la más económica a corto plazo, pero también la menos efectiva y duradera. Cubrir el tejado con otro material puede ser simplemente un parche temporal y no aborda el problema subyacente del amianto.

Tuberías con amianto:

  • PVC: Las tuberías de PVC son una alternativa común y segura a las tuberías de amianto. Son duraderas, resistentes a la corrosión y fáciles de instalar.
  • Materiales libres de amianto: En la actualidad, se han desarrollado numerosos materiales libres de amianto para su uso en tuberías, como el polietileno de alta densidad (PEAD) o el polipropileno (PP), que ofrecen características similares o incluso superiores a las tuberías de amianto.

Aislamiento:

  • Espuma de poliuretano: Otra alternativa al aislamiento con amianto es la espuma de poliuretano, que proporciona un excelente sellado y aislamiento térmico.

Suelos:

  • Baldosas de cerámica: Las baldosas de cerámica son una alternativa segura y duradera a los suelos con amianto. Son resistentes, fáciles de limpiar y están disponibles en una amplia variedad de diseños y estilos.
  • Laminado: El laminado es otra opción popular para los suelos, ya que ofrece una apariencia similar a la madera o al mármol a un costo más bajo y sin los riesgos asociados al amianto.


Materiales de fricción:

  • Los materiales de fricción son comúnmente utilizados en una variedad de aplicaciones industriales y de transporte, como frenos de automóviles, ferrocarriles y maquinaria pesada. Históricamente, muchos de estos materiales contenían amianto debido a sus propiedades a la abrasión. Hoy en día, las alternativas libres de amianto han ganado terreno en el mercado de materiales de fricción. Los compuestos de resina fenólica, por ejemplo, han demostrado ser una opción sólida. Estos compuestos ofrecen una excelente resistencia al calor, garantizando un rendimiento de frenado duradero.

Ropa ignífuga:

  • La protección personal contra el calor y el fuego es esencial en numerosos entornos laborales, como la industria del petróleo y gas, la metalurgia, la lucha contra incendios y la soldadura. Históricamente, algunas prendas de vestir ignífugas contenían amianto. Entre las alternativas libres de amianto más destacadas se encuentran los tejidos de meta-aramida, como el Nomex, y los tejidos de para-aramida, como el Kevlar. Estos materiales ofrecen una resistencia excepcional al calor y al fuego, junto con una ligereza y comodidad superiores para el usuario. Además, el algodón tratado con retardantes de llama ha demostrado ser una opción efectiva en la fabricación de ropa ignífuga. A través de tratamientos químicos especiales, el algodón adquiere propiedades ignífugas sin comprometer la comodidad y la transpirabilidad del tejido.

Apúntate a nuestra newsletter sobre amianto

Últimos posts publicados:

Post sobre amianto

En dMol, somos una empresa experta en retirada de amianto, uralita y fibrocemento. Tenemos gran experiencia y profesionalidad.

¡Contacta ya mismo y obtén tu presupuesto sin compromiso!

Pide presupuesto si necesitas retirar amianto y uralita

Solicita consulta y presupuesto para demolición o retirada de amianto

¡Pídenos presupuesto para retirar amianto, uralita y fibrocemento!

Rellena el formulario y una de nuestros técnicos se pondrá en contacto para poder entregarle un presupuesto personalizado sin compromiso

Abrir chat
1
dMol - Demoliciones y Amianto
¿Tienes dudas o quieres pedir un presupuesto? Abre el chat de WhatsApp y contáctanos